Hoy, quiero compartirte una de las lecciones más valiosas para ser un gran líder, en tu empresa, tu equipo de trabajo y tu familia.

Una de las habilidades esenciales de un líder, es saber escuchar a los miembros de su equipo, porque entiende que no es el único capaz de presentar grandes ideas.

Como líder, en cualquier aspecto de tu vida, debes evitar el “ya lo sé”. Esa es una de las expresiones más comunes para fracasar, porque nadie tiene el conocimiento absoluto sobre nada. Los grandes proyectos, crecen desde un conjunto de personas con grandes ideas, desde la experiencia y el conocimiento, de su área de acción.

No importa si una persona lleva días o años en tu equipo de colaboradores. Escúchala, evalúa la pertinencia de su idea, y si identificas que lo propuesto no es viable desde tu experiencia, estimúlalo para replantearla. Lo que debes evitar siempre como líder, es fomentar la frustración, porque esto hará que un equipo nunca llegue a cumpir sus metas.

Quiero que recuerdes que el líder no es el más autoritario, ni el que más títulos profesionales tiene. La base del liderazgo está en el correcto manejo del poder, de la escucha y de la motivación de su equipo, porque sus objetivos, no son solo monetizar un proyecto, sino la transformación que ese proyecto puede causar en la vida de las personas que lo rodean.