Todos visualizamos una lista de anhelos materiales y emocionales con los que alcanzaríamos ese estado ideal de felicidad: una casa, una familia, lograr el éxito profesional, viajar a un destino soñado o lograr la estabilidad financiera.

Alcanzar lo que quieres, no solo implica visualizarlo en tu mente, o recordarlo en tu ritual de fin de año. Debes tener en cuenta, que cada acción de nuestra rutina diaria, hace parte del plan para cada meta.

Aproximadamente, un 97% de la población no estructura sus metas. Si haces parte de esta mayoría, quiere decir que no tienes enfoque para lograr lo que quieres, porque te estás dedicando a ver si un golpe de suerte te sorprende cualquier día.

Quiero que tengas claro, que el éxito requiere planeación. No puedes ir por el mundo dedicando tus días a hacer algo que no te gusta, esperar que termine la jornada laboral y anhelar el fin de semana para dormir unas horas de más

A partir de ahora, debes enfocarte para que todo lo que haces en tu día, te lleve a eso que quieres alcanzar. Deja las excusas, piensa en la hora en la que te despiertas, tus hábitos, lo que comes, las personas de las que te rodeas, los lugares que frecuentas, lo que lees… Cada una de esas acciones deben ser coherente con la meta.

Para acompañarte en este plan, te invito a que escuches mi audiolibro “Los Hábitos del Éxito” dando clic aquí, para que tengas una herramienta, para iniciar todos esos cambios que necesitas